Tres tristes tankas.

Sufre el poeta

contando sílabas

y muere el poema

de vana exactitud,

envuelto en porcelana.

***

El vino blanco

empañando la copa

de un llanto frío;

La marca de tus labios

riendo, del otro lado.

***

Tener la aurora

no por milagro sino

por descontado.

(Tener la arrogancia

de los calendarios).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s